Se la empomaron a lo loco por la concha a esta putona regalada cuarentona.
DESCARGAR VÍDEO
Se la empomaron a lo loco por la concha a esta putona regalada cuarentona.

Esta cuarentona bien atorranta es la mujer de un conocido del barrio que, dicho sea de paso, ya no puede entrar a la casa de la flor de cornamenta que tiene. Es que la jermu se la pasa entregando la concha a más no poder y últimamente se corrió la bola en el barrio que cualquiera que le ponga unos pesos encima, se encama con esta flor de trola en un abrir y cerrar de ojos. Tal y como lo fice el chisme, me pude coger a la putona al toque cuando le mostré un billete de quinientos y la verdad es que valió mucho más la pena gastar eso en esta turra que en una paraguaya si dientes de la estación de de trenes.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed