Soy masajista y me tocó atender a este pedazo de hembra en celo que estaba toda contracturada así que le hice un rico masaje de argolla para relajarla.
DESCARGAR VÍDEO
Soy masajista y me tocó atender a este pedazo de hembra en celo que estaba toda contracturada así que le hice un rico masaje de argolla para relajarla.

Esta puta cayó en mi consultorio diciendo que estaba muy contracturada por las presiones en su laburo. Le pedí que se pusiera en bolas y se relajara para que pudiera hacerle masajes pero la zorra estaba tan tensa que yo no podía trabajar. Tomé medidas drásticas y la puse boca arriba. Empecé a tocarle el clítoris bien suave hasta que la puta por fin se relajó… y se chorreó la concha.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed